Sábado, 22 de julio de 2017; 12:45 AM
Última actualización: abril/2016 Contacto | Mapa del sitio
Pinar del Río    |    Isla de la Juventud    |    Ciudad de La Habana    |    La Habana    |    Matanzas    |    Las Tunas    |    Sancti Spíritus    |    Cienfuegos    |    Villa Clara    |    Ciego de Ávila    |    Camagüey    |    Holguín    |    Granma    |    Santiago de Cuba    |    Guantánamo
El Cristo de La Habana
A la entrada del puerto de La Habana, a la izquierda, entre la vetusta fortaleza de San Carlos de la Cabaña y el pueblo de Casa Blanca, se levanta, majestuosa, una colosal estatua conocida como El Cristo de La Habana. Aunque con sólo cuatro décadas de existencia, el monumento es parte de todo un conjunto arquitectónico que caracteriza la entrada del antiguo puerto de Carenas, descubierto por Sebastián de Ocampo entre 1508 y 1509. Su blanco mármol de Carrara contrasta con las grises piedras... más
El Morro y La Cabaña
El Castillo de los Tres Reyes del Morro es la más emblemática de las fortalezas cubanas. Su construcción comenzó en 1589 y concluyó en 1630, a cargo del ingeniero militar italiano Juan Bautista Antonelli, en el lado este del canal de acceso al puerto de La Habana. Esta fortaleza semeja un polígono irregular, ya que sus constructores tuvieron que adaptarse a las características topográficas del arrecife sobre el que fue erigido. Con una dotación de 200 hombres y varias baterías de cañones,... más
La Giraldilla
La Giraldilla es uno de los símbolos más representativos de la Ciudad de La Habana y el más antiguo. Leyenda de amor, historia, arte, símbolo... todo encerrado en esta estatuilla, realizada por el escultor habanero Jerónimo Martín Pinzón en la tercera década del siglo XVII. El 20 de marzo de 1537 la Corona nombraba al séptimo gobernador español en Cuba, el Adelantado de la Florida y Comendador de la Orden de Santiago, don Hernando de Soto. El Rey mandaba al mencionado Comendador a la Isla,... más
El Malecón habanero
Para los que amamos esta ciudad hay sitios en ella que nos son tan entrañables que terminan perdonándonos cualquier infidelidad. Porque el Malecón Habanero, por ejemplo, en la nocturnidad del verano abriga con los alisios, esa suave brisa que viene del mar, como diría para la eternidad Tito Gómez; y también es cierto que en tiempo de frentes fríos o tormentas, te defiende de la mar embravecida. Y todo esto para que después usted lo abandone por otro lugar de la ciudad, a la menor... más
 |  Salud  |  Política y Gobierno  |  Historia  |  Educación  |  Cultura  |  Economía  |  Deporte  |  Turismo  |  Geografía  |  Curiosidades  |  Ciencia y Tecnología  |  Religión  |  Lugares de interés  |  Así somos
Realizado por UEB Servicios Web CITMATEL
©Copyright 1997 - 2017 CITMATEL®. Todos los derechos reservados.