Sábado, 16 de diciembre de 2017; 11:09 PM
Última actualización: abril/2016 Contacto | Mapa del sitio
Cultura y tradiciones    |    Música    |    Eventos y festivales
Trova
La trova cubana es descendiente y heredera legítima de una añeja tradición universal que arranca del siglo XI, cuando en el sur de la Francia medieval florecieron los primeros trovadores (literalmente, "encontradores"), poetas y músicos siempre; también a veces tañedores de instrumentos de cuerdas; en ocasiones, además, cantantes, y en su versión más completa, todo al mismo tiempo.

En el caso de Cuba, el lugar específico de su nacimiento fue la región oriental de la isla; en la ciudad de Santiago de Cuba, donde en el último tercio del siglo XIX un compositor y guitarrista llamado José Sánchez (Pepe), se convirtió en el padre de la canción trovadoresca cubana y en el primer maestro de los grandes trovadores, especialmente del genial Sindo Garay.

Desde entonces, la trova cubana ha producido y sigue produciendo tantos nombres, que harían falta muchas páginas para citarlos a todos. Hasta comienzos de la séptima década del XX, la trova cubana había sido sólo aquella que inició Pepe Sánchez, floreció con sus continuadores durante más de medio siglo, y entró luego en una fase de cierto estancamiento, coincidiendo con la irrupción de varios nuevos ritmos y géneros en la música popular cubana.

Pero justamente en los años 60 cobró renovados bríos, renació y se revitalizó con el llamado Movimiento de la Nueva Trova, encabezado por las figuras de Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, Noel Nicola, Vicente Feliú, Sara González y otros jóvenes creadores, a partir de lo cual la anterior modalidad trovadoresca pasó a ser conocida por las nuevas generaciones como la vieja trova, también llamada a veces antigua o tradicional.

La verdad, sin embargo, es que se trata esencialmente de un único fenómeno musical, de un similar estilo o modo de concebir e interpretar las canciones de siempre, así hablen de amor o desamor, de la paz o la guerra, de la vida o la muerte, con la guitarra como fiel e infaltable compañera.

Y en nuestros días no es extraño asistir, por ejemplo, a un concierto u otro espectáculo cualquiera donde se den la mano, compartiendo su arte para el público, grupos y solistas de estas dos maneras históricas de trovar, la tradicional y la nueva, en forma independiente o fusionándose, porque la última verdad es la que ya dijimos: hay una sola trova cubana, viva y fuerte, desde ayer, hasta hoy y para siempre.
 |  Salud  |  Política y Gobierno  |  Historia  |  Educación  |  Cultura  |  Economía  |  Deporte  |  Turismo  |  Geografía  |  Curiosidades  |  Ciencia y Tecnología  |  Religión  |  Lugares de interés  |  Así somos
Realizado por UEB Servicios Web CITMATEL
©Copyright 1997 - 2017 CITMATEL®. Todos los derechos reservados.